Weston después de Irma

Hace unos días, cuando preparábamos nuestras casas, lo hacíamos bajo la amenaza de que el huracán Irma pasara encima de nuestras cabezas. Los pronósticos lo mostraban dando de lleno en esta zona de la Florida. Semejante sacudón ha servido, seguramente, para que muchos veamos claras nuestras prioridades, las cosas que más nos importan en esta vida y aquellas que son realmente secundarias. Sea que hayamos cerrado la puerta desde afuera y partido lo más lejos posible o que hayamos elegido quedarnos, todos nos debemos haber planteado un escenario probablemente más complicado para el día después.

Hoy, para nosotros fue solo un gran susto pero para muchas personas tanto en la Florida como en las islas del Caribe, esto es y será por mucho tiempo una cruda realidad.

En los días previos hemos visto muestras de solidaridad que conmueven, gente ofreciéndose a ayudar, a trasladar personas con necesidades, miles de voluntarios en los refugios, asistiendo a los evacuados. Sin embargo, también hemos visto gente peleando en las colas de las gasolineras, tironeando paquetes de agua,  comprando víveres  no ya para tres días sino para tres meses, haciendo acopio de cosas que no necesitaban, comprando “por las dudas” para luego devolver lo innecesario. Cada uno actúa según su conciencia pero es importante tener en cuenta que todos los recursos de los que uno abusa, son recursos que podrían faltarle a otro. En tiempos de emergencia, como en tiempos de normalidad, la cortesía y la consideración por los demás son valores a defender, a inculcar a nuestros hijos y a mostrar con nuestro ejemplo. Lamentablemente, además, cuando se trata de alimentos, aunque sean alimentos no perecederos, los comercios que acepten las devoluciones los desecharán.

Cosas a tener en cuenta:

  • La ciudad de Weston ha pedido a ciclistas y peatones que eviten circular por las calles y bici sendas, ya que todavía hay muchas ramas caídas.
  • No devuelva lo que no necesita. Si usted no está en condiciones de donar, conservelos: esos productos tienen una vigencia larga y la temporada de huracanes aún no termina: podría necesitarlos más adelante. Si puede donar, acerque los productos a los centros que recogen donaciones.
  • Otra forma de ayudar es donar sangre. Jueves y viernes, Cleveland Clinic recibirá donantes.
  • Asista a alguien: puede brindar hogar a quienes están afectados por la falta de energía eléctrica, trasladar personas de un lugar a otro, colaborar con la remoción de ramas.
  • Revise su plan: qué debió haber hecho, que no hizo? Qué hizo, que no debió haber hecho? Esta experiencia tiene que servirnos para estar mejor preparados.
  • Tenga paciencia: es natural que los servicios no funcionen normalmente. Todos los recursos deben estár dirigidos a atender a quienes más lo necesitan. Si tiene una situación particular que requiera especial atención, comuníquese con las autoridades.
  • Aquellos que hayan sido afectados, pueden postular para recibir ayuda. Pueden consultar en la página del IRS o Disaster Assistance  para ver si califican para algún tipo de asistencia.

 

 

 

Comments

comments

Enlaces patrocinados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.