Marquesa de almendras

Si hay una cosa a la que le tengo pánico es a las recetas “sencillas”.  Cuando le preguntas a un cocinero cómo se hace eso y el primer ingrediente es “una pavada – facilísimo”, es mejor arrancar para otro lado.

Con toda esa prevención me puse a buscar una receta para la famosa Marquesa de Almendras, que es una de las favoritas de una querida amiga. En Weston hay una repostera que la hace super deliciosa pero  quiso el destino que justo estuviera de vacaciones el día del famoso cumpleaños. Así, búsqueda de Google mediante, nos lanzamos a la aventura.

Acá comparto mi versión anotada de  la Marquesa de Almendras.

Para el bizcochuelo:

  • 3/4 de taza de harina leudante. Pensé en usar harina común, que era la que tenía,  agregándole polvo leudante. Pero después pensé: innovar, con qué necesidad? Todos sabemos que la repostería es una ciencia exacta, así que, si no tiene, vaya al Publix y compre harina leudante.
  • Media taza de azúcar. Esa era fácil, no me va a negar…
  • 6 huevos. Dicho así ” 6 huevos” parece una cosa exacta, pero si uno se lo pone a pensar un poco, la duda empieza a carcomer. Asumamos que son huevos de gallina (y no de avestruz, de pato, o de codorniz, por ejemplo). Asumamos eso. Pero… el señor o señora que ideó la receta no sabe que acá tenemos huevos pequeños, medianos, grandes y extra grandes? No es tan fácil, no es tan fácil. Como me enseñó mi abuela, ni pelado ni con dos pelucas, vaya por el camino del medio. Nunca le hecho mucho caso a la pobre abuela, pero en esta coyuntura de los huevos me pareció buena idea seguir el consejo. 6 huevos medianos.

Para el relleno y la decoración:

  • 250 gr de manteca. Sin sal, hágame el favor: sin sal.
  • 1 lata de leche condensada. Una lata…de qué tamaño? Y , del que encuentre, que quiere que le diga. Pero eso si, no haga como la ignorante que le está pasando la receta: no es lo mismo leche condensada que leche evaporada. Si la receta dice leche condensada, no compre evaporada porque le va a quedar mal. Hágame caso.
  • Media cucharadita de esencia de almendras. De solidaria me ofrecería a pasarle el frasquito que me quedó casi lleno (menos media cucharadita) porque no tengo mucha idea cuándo, si es que, lo voy a volver a usar. Entréguese, compre la esencia nomás, no vaya a ser que la receta no quede.
  • Licor de almendras. Yo compré Amaretto. Al revés que lo que pasa con la esencia de almendra, a este le vamos a dar buen trámite en corto plazo.
  • 130 gr de almendras fileteadas. O sea, las puede comprar enteras y filetearlas, pero al señor que las filetea le quedan tan bonitas, para qué se va a complicar?

Para el caramelo

  • 1 taza y media de azúcar 
Elaboración paso a paso (o algo así)
  • Separar las claras de las yemas y batir las claras a punto de nieve. Este es el punto en el que el merengue está casi montado, bien aireado y ocurre un poco después que usted ya está harto de escuchar la batidora. Aguante un poco más y siga. Ahí agrega poco a poco la media taza de azúcar y las 6 yemas sin dejar de batir.
  • Incorpora poco a poco la harina y continua batiendo a velocidad baja y realizando movimientos envolventes, hasta obtener una masa homogénea. Acá es donde me aparté un poco de nuevo: mi religión no me permite batir la harina en la batidora. No se si hay un fundamento científico pero mi mamá me dijo que la harina con el leudante no se baten y bueno, perdoneme el de la receta, pero yo incorporé la harina y la revolví a mano con una espátula.
  • Cuando todo está pronto se  vierte la masa en un molde redondo previamente engrasado y hornea durante aproximadamente 40 minutos. Acá de nuevo, la receta no decía a qué temperatura el horno y ni que uno hubiera nacido sabiendo…Yo lo puse a 350, usted vea.
  • Cuando esté listo, reservar hasta que se enfríe.
  • Mientras, se puede elaborar la crema de relleno, batiendo la manteca y agregando la leche condensada y acá la receta decía “la media cucharadita de esencia de vainilla”. Para mi que el que la hizo se había tomado el amaretto porque en los ingredientes no había esencia de vainilla y si de almendras…ergo, le puse la de almendras, que para algo me la hizo comprar.
  • La crema formada tiene que ir a la heladera para que se enfríe. Mientras, se pueden tostar las almendras fileteadas y preparar el caramelo.
  • Para el caramelo se añade la taza y media de azúcar a una olla antiadherente junto con una cucharadita de agua y cocina a fuego medio sin remover. Si no tiene olla antiadherente, que no lo detenga un detalle, dele con la que tenga. El azúcar se derretirá y se dorará, cuando alcance el color dorado se saca rápidamente para evitar que se queme. Y ojo que el que podría quemarse es usted también, manipule con cuidado que el caramelo es traicionero.
  • Viértelo en una bandeja forrada de papel vegetal teniendo en cuenta que se necesita una capa muy delgada de caramelo que después puedas romper. Tenga en cuenta también que los dientes son un bien preciado para las personas, si le queda muy duro puede ser que alguno le salga cobrando la dentadura postiza.
  • Cuando el caramelo esté frío, se rompe con la ayuda de un rodillo.
  • Cuando todo esté frio, se corta el bizcocuelo por la mitad y se humedece la parte inferior con el licor de almendras. Se rellena con parte de la crema, la mitad de las almendras fileteadas y parte del caramelo. Como, tengo que reconocer, fino, lo que se dice fino, no me quedó. Así que yo lo metí en una bolsa, lo reventé con furia con el rodillo y luego lo cerní sobre la torta. De esa manera me quedó todo un polvito de caramelo espolvoreando la crema.
  • Luego se coloca la parte superior y de nuevo se moja con licor. Se pone crema por encima, las almendras y se lleva a la heladera.

Sencillo, lo que se dice sencillo, no es. Pero queda muy rico y no hay trabajo que sea mucho para darle el gusto a alguien que uno quiere!

La receta original la encuentra en https://comopreparar.me/dulces-de-panaderia/marquesa-de-almendras/

Comments

comments

Enlaces patrocinados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.