Espíritu de la Navidad

La llegada del Espíritu de la Navidad es una tradición de los países nórdicos que ha sido adoptada en muchas partes del mundo para reunir a la familia, hacer un balance de los logros alcanzados y visualizar lo que se espera. En astrología, es el ingreso del sol al signo de Capricornio, y se produce el llamado solsticio de invierno, cuando el astro rey se encuentra en la parte más alta del zodiaco, iluminando a la humanidad.

Según la leyenda, el Espíritu de la Navidad llegó a la Tierra proveniente de una lejana galaxia y se instaló en el norte, lo que hoy conocemos como península escandinava.

Para los nórdicos, la llegada del Espíritu de la Navidad significaba el renacer de la naturaleza después del paso del invierno. Generalmente se reconoce el 21 de diciembre como el día del Solsticio de Invierno, el cual corresponde al instante en que la posición del Sol en el cielo se encuentra a la mayor distancia del ecuador terrestre y es la fecha en que convencionalmente comienza el invierno en la mayoría de los países del Mundo. Basado en el Solsticio de Invierno, se ha celebrado por distintas culturas el renacimiento del año en lo que se refiere a la vida-muerte-renacimiento de las deidades o nuevos comienzos

Quienes han adoptado esta festividad se reúnen alrededor de una torta de navidad, donde cada participante relata sus logros del año que concluye. Luego, se enciende una velita mientras se hacen promesas para que en el año venidero se cumplan todos los objetivos de vida, trazados para ese periodo.

Cada quien escribe sus peticiones en dos papeles, uno de ellos es quemado con la velita, simbolizando que en el humo que se desprende va el mensaje a los confines del Cosmos a una Conciencia Universal.

En un algún momento, los participantes expresan su agradecimiento por todo lo recibido en el año, así como sus sentimientos, emociones y deseos para el universo, el mundo, cónyuges, hermanos, padres, familiares y amigos.

De manera simbólica durante un minuto se guarda silencio mientras baja el Espíritu de la Navidad, el cual todos reciben con entusiasmo y alegría, y aceptando así la Bendición de la Divina Providencia para seguir el camino durante el año venidero. Todo se lleva a cabo en un ambiente con aroma a mandarina, porque según la creencia, es el olor que más agrada al esperado visitante.

El Espíritu de la Navidad, según la tradición, tiene la misión de traer, cada fin de año la abundancia, paz, amor, unión, fraternidad, armonía, opulencia, prosperidad y bienestar espiritual a toda la humanidad.

Comments

comments

Enlaces patrocinados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.